miércoles, 16 de junio de 2010

LA SOMBRA DE UN PÁJARO

«Ahora ya estamos fuera», dijo Louis. «Ahora estoy suspendido en el vacío, sin vínculos. Estamos en la nada. Cruzamos Inglaterra en tren. Inglaterra se desliza por la ventanilla, transformándose siempre, ahora colina y luego bosque, ahora ríos y cipreses y después de nuevo pueblos. Y no me dirijo a tierra firme. [...] Yo voy vagamente a ganar vagamente dinero. En consecuencia una amarga sombra, un cortante acento, caen sobre estas doradas espigas, estos campos enrojecidos por las amapolas, estos rebosantes campos que nunca rebosan de sus límites, sino que las espigas avanzan y avanzan, en olas, sólo hasta el límite, avanzan sin cesar. Este es el primer día de una nueva vida, otro radio de la rueda que se alza. Pero mi cuerpo pasa errante como la sombra de un pájaro».

Fragmento de Las olas, de Virginia Woolf (The waves, trad. Andrés Bosch, Bruguera, 1980)

3 comentarios:

June dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
june dijo...

Preciosa novela "Las Olas", sin embargo, aunque sé que ésta es más perfecta, me quedo con Al Faro.
Un saludo

Antonio Tello dijo...

Sin duda June, Al faro es una gran novela, como también lo es Orlando, ya no hablemos de la belleza de los cuentos de V.W. Aparte de la sabia elección del punto de vista, es el lirismo de la prosa lo que nos hace entrar en un espacio original y sentir de un modo tan pleno el placer estético. Gracias June por tu visita.